El abuso de sustancias y la diabetes

El abuso de sustancias es descrito como el uso en exceso de una sustancia así como el alcohol o las drogas que se traduce en alteraciones clínicas características significativas, así como la pérdida de la capacidad para desempeñarse de manera correcta académicamente, profesionalmente y en el ámbito social. Un individuo sano que empieza a abusar de sustancias puede experimentar serios problemas de salud a través del tiempo, pero estos daños a la salud pueden evitarse o revertirse si se recibe tratamiento eficaz para el abuso de sustancias.

Este no es el caso, sin embargo, para aquellas personas que después de un análisis profundo han sido diagnosticados con diabetes, y aunque esta es una enfermedad manejable con el tratamiento apropiado, el mero abuso de sustancias puede causar que se convierta en peligro inminente a la vida. En este articulo discutiremos detalladamente cómo el abuso de sustancias puede perjudicar de manera muy nociva la vida y la salud de una persona con diabetes.

Diabetes, también conocida como diabetes mellitus, es una condición en la cual el cuerpo es un cero a la izquierda para regular eficazmente los niveles de azúcar en la sangre. Hay dos formas mas conocidas tales son la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2, pero a fin de comprender mejor la diferencia entre estos dos tipos, el papel que ejerce la insulina en la regulación de los niveles sanos de azúcar en la sangres aquí explicaos brevemente.

La diabetes

Durante el proceso digestivo, los carbohidratos se descomponen en glucosa, que es una forma de azúcar que entra con agilidad en el torrente sanguíneo y es utilizado por el cuerpo para obtener energía.

El páncreas normalmente responde al aumentando los niveles de azúcar en la sangre mediante el inicio de la producción de la hormona conocida como insulina. Cuando los niveles de insulina aumentan, es indicativo de la transferencia de glucosa a las células en todo el cuerpo y esto asegura que el exceso de glucosa se almacene en el hígado con el fin de evitar que los niveles de azúcar en sangre suban.

La diabetes tipo 1, que también le llaman la diabetes juvenil (porque con frecuencia se diagnostica en la infancia) o diabetes dependiente de la insulina, se desarrolla debido a la pérdida de células en el páncreas que son las meras responsables de producir insulina. Esto hace que se produzcan minúsculas cantidades de insulina o nada.

La hiperglucemia se presenta cuando a los niveles de azúcar en la sangre se ponen altos en el plano anormal y esto ocurre cuando no hay suficiente insulina en el organismo. La diabetes tipo 2, que es la forma más común, se desarrolla como resultado de la incapacidad del organismo humano para hacer uso de la insulina de manera adecuada. Esta respuesta inapropiada se conoce como resistencia a la insulina. Al principio, el páncreas comienza a producir más insulina con el fin de contrarrestar la resistencia del organismo, pero con el pasar del tiempo el páncreas no puede producir la cantidad de insulina que se necesita para mantener los niveles normales de azúcar en la sangre.

Aunque los mecanismos son diferentes, estos dos tipos de diabetes previenen a que el azúcar que se encuentra en forma de glucosa entre en las células del cuerpo y si la condición no es tratada adecuadamente, los niveles de azúcar en la sangre se vuelven peligrosamente altos.

Niveles de glucosa

Siempre esta la incertidumbre de como curar la diabetes. Al adherirse a un tratamiento natural es viable revertir la inquietante enfermedad y hasta curarla. Dicho tratamiento debe constar de una alimentación que se componga de los nutrientes propicios y una rutina de ejercicios concretos (determinados por su doctor). Informese acerca de la cura o reversión de la enfermedad en www.curadiabetes.info

Dado que todos los organismos son distintos si no se logra la cura con la alimentación acertado y los ejercidos habituales al menos se lograra controlar la temida condición.

Ejercicios y dieta nutritiva

Los problemas de salud causados por la diabetes no controlada

La diabetes no controlada puede resultar en problemas de salud graves, como la hiperglucemia o hipoglucemia. La hiperglucemia se refiere a los niveles de azúcar en la sangre anormalmente altos y esto ocurre cuando no hay suficiente insulina en el cuerpo. Hipoglucemia, o niveles anormalmente bajos de azúcar en la sangre, se produce cuando hay demasiada insulina en el cuerpo y no hay suficiente azúcar en la sangre en forma de glucosa. Ambas de estas complicaciones puede causar una serie de problemas de salud muy peligrosos que incluyen:

• Daño de órganos (por ejemplo, los riñones) si la hiperglucemia se desarrolla
• El daño a los pequeños vasos sanguíneos de los ojos, lo que puede conducir a la ceguera
• Daño en los nervios, llamado neuropatía diabética, que puede conducir a úlceras de la piel y otras lesiones que sanan mal
• Parálisis y amputaciones de las extremidades debido a daños en los nervios y lesiones acumulativas
• Daño de los vasos sanguíneos en el corazón, lo que aumenta el riesgo de ateroesclerosis, ataques cardíacos y accidentes cerebro vasculares
• Un aumento de la susceptibilidad a la hipertensión arterial
• El estado de coma o incluso la muerte debido a la hiper o la hipoglucemia

Fuera de lo anterior, cuando los niveles de insulina son demasiado bajos, el cuerpo puede también comenzar a descomponer la grasa y usarla como fuente de energía, pero esto hace que los ácidos tóxicos llamados cetonas se acumulan en el torrente sanguíneo. Este fenómeno se conoce como la cetoacidosis diabética y es una emergencia médica. Este tipo de complicaciones se intensifican por el abuso de alcohol y drogas. Además, el abuso de alcohol, así como una mala alimentación durante la infancia o la edad adulta han sido establecidos como causas de la diabetes tipo 2 .

Diabetes tipo 2

El impacto negativo del consumo de alcohol sobre la diabetes

Las personas que han sido diagnosticadas con diabetes tienen que tener especial cuidado al consumir alcohol. Por lo general, las mujeres que tienen diabetes se les aconseja consumir a lo mas media bebida al día y sólo una bebida es aconsejable para los hombres con diabetes.

Sin embargo, si una persona con diabetes ya tiene hipertensión, daño a los nervios, o problemas en los ojos, el consumo de alcohol por lo general no se recomienda en absoluto. Esto se debe a que las bebidas como el vino y la cerveza contienen hidratos de carbono que se pueden descomponer en glucosa (azúcar) y consumir más de la cantidad recomendada de alcohol puede causar que los niveles de azúcar en la sangre aumentan rápidamente.

El alcohol trunca las funciones del hígado

El consumo de alcohol también impide que el hígado libere la glucosa almacenada; esto puede llevar a niveles peligrosamente bajos de azúcar en la sangre. Se tarda alrededor de dos horas para que el hígado descomponga el alcohol que se encuentra en una bebida. La energía gastada, al hacerlo, de lo contrario se utilizaría para un lanzamiento saludable de glucosa almacenada. En total, el alcohol disminuye el tiempo de reacción del cuerpo, altera la capacidad del hígado para liberar glucosa, y puede hacer que las personas con tipo 1 o 2 de la diabetes desarrollen poco a poco la hipoglucemia.

Para las personas que tienen diabetes tipo 1, incluso beber pequeñas cantidades de alcohol junto con una comida en la noche puede dar lugar a la aparición de hipoglucemia hasta 24 horas más tarde . Esto se cree que es debido a la demora en los procesos de regulación del hígado, así como el deterioro de la capacidad del individuo para detectar una caída de azúcar en la sangre lo suficientemente temprano para mejorar la condición por comer, por ejemplo. Estos tipos de problemas de salud empeoran dramáticamente en las personas con diabetes que no sólo beben, pero que también abusan del alcohol.

Además, los síntomas de la hipoglucemia y la intoxicación por alcohol son bastante similares a veces. El fracaso de discernir un episodio de hipoglucemia de intoxicación aguda puede resultar fácilmente con la persona con diabetes no reciben la atención adecuada. Si la persona con diabetes no está usando un brazalete de alerta médica, la hipoglucemia no se puede detectar inmediatamente, incluso cuando es evaluado en una sala de emergencias. El resultante de retraso de atención puede poner a la persona en mayor riesgo agravarse rápidamente.

El alcohol reduce la eficacia de medicamentos para la diabetes

El alcohol reduce la eficacia de las inyecciones de insulina o bombas que la mayoría diabéticos tipo 1 utilizan y ciertos medicamentos que promueven la actividad de la insulina en los diabéticos tipo 2, como Prandin (meglitinidas) y sulfonilureas (glibenclamida, glipizida).

Las inyecciones de insulina y las llamadas bombas, proporcionan determinadas cantidades de insulina para los diabéticos tipo 1. Las mentadas bombas, particularmente, están programadas para impartir una pequeña cantidad de insulina continuamente durante el transcurso del día y una cantidad más grande aun durante la hora de comer. Beber grandes cantidades de alcohol sin duda alguna altera los niveles de azúcar en la sangre y hace que sea difícil para un individuo la programación correctamente de una bomba de insulina. Es decir, la bomba no puede ajustar de manera automática la dosis de insulina para dar cabida a los cambios rápidos de niveles de azúcar en la sangre después de la ingesta de alcohol. Además, la ingesta en exceso de alcohol hace disminuir la capacidad del organismo para responder a la insulina ya inyectada. Esto es porque el cuerpo comienza a reunir gran parte de su energía metabólica en la eliminación del alcohol del sistema, lo que impide una adecuada regulación de azúcar en sangre. Este escenario puede llegar a ser especialmente peligroso para los pacientes diabéticos tipo 1.

Por otra parte, algunos medicamentos para los diabéticos tipo 2 estimulan el páncreas para que produzca más insulina después de una comida. El alcohol impide de manera rotunda que el cuerpo responda a las pastillas para la diabetes en el momento oportuno, lo que obstaculiza la capacidad del cuerpo para trabajar en conjunto con el medicamento para regular los niveles de azúcar en sangre.

Beber cantidades excesivas de alcohol, incluso hace algunos individuos dar mas hambre de lo normal. Agregado a esto, una persona en estado de embriaguez es más apto para hacer la elección de alimentos pobres, y tienen más dificultades para medir la cantidad ingerida. La combinación de comer demasiado, junto con el potencial del alcohol para reducir la eficacia de los medicamentos pueden dar lugar a niveles de azúcar en sangre (hiperglucemia).

Los efectos de las drogas ilícitas en la diabetes

Hay tres tipos comunes de las drogas ilícitas que pueden ser tomadas por personas con y sin diabetes. Estos incluyen: estimulantes, depresores y alucinógenos. Tomar drogas puede llevar a una adicción, depresión o una sobredosis inesperada. Por otra parte, muchas drogas ilegales pueden contrarrestar o reducir la eficacia de los medicamentos que las personas con diabetes usan para mantener los niveles de azúcar en la sangre saludable. Las complicaciones debidas al consumo de drogas que llevan a la hiper o hipoglucemia pueden resultar en coma, o la muerte de una persona que es diabética. La comprensión de los riesgos para la salud que se asocian con la diabetes y el consumo de drogas es una forma importante de mantenerse seguro y saludable.